POR HABER ESTADO PRESENTE, EL COMPITCH INFORMA SOBRE:

  1. La Reunión de Información dada el pasado día 6 por la Semarnat en la Cd. De México sobre la 1er. Reunión (a nivel ministerial) de Países Megadiversos Afines (China, Venezuela, Sudáfrica, India, Kenia, Indonesia, Bolivia, Madagascar, Perú, Colombia, Costa Rica, Ecuador y México) que tendrá lugar en Cancún los días 16 al 18 de febrero;
  2. La presentación de los temas y las bases tanto para la posición que debería adoptar la Semarnat sobre la Biodiversidad nacional y sus ejes relacionados como para la realización de las consultas necesarias a la elaboración de la normatividad nacional en los temas de:
    1. Conocimiento tradicional, conservación, aprovechamiento y reparto de beneficios;
    2. Biotecnología y bioprospección para el desarrollo sustentable;
    3. Propiedad Intelectual y recursos genéticos;
    4. Experiencias legislativas para la conservación y el uso sustentable de la biodiversidad; y
  3. La selección de cada sector (5) de dos observadores a Cancún dentro de un grupo aproximado de 40 organizaciones o invitados que asistieron;

 

Antecedentes propios

Con diez días de por medio, el Compitch fue invitado a participar en esa reunión de información/estrategia de participación-consultas, junto a otras 60 organizaciones nacionales. El formato partía de la conformación de los invitados en cinco sectores (ongs, indígenas, académicos, empresarios y social).

Entonces, la Mesa Directiva del Consejo de Organizaciones resolvió que había que asistir pero que la participación del Consejo de Organizaciones iba a tener lugar si se acordaban un mínimo de bases al menos en el sector al cual acudía (indígena), y que estas bases pasaban, cuando menos, por el espíritu y materia de los Acuerdos de San Andrés, del Convenio 169 de la O.I.T. y de la Declaración de Nurío, esta última de gran trascendencia para el Compitch visto el cuarto resolutivo de su texto y su activa participación en el ;

Desarrollo

Puntual, una hora después a lo programado, dio inicio la reunión de información sobre la Primer Reunión de países Megadiversos a realizarse en Cancún una semana después. El Secretario del ramo tomó la palabra y expuso cuanto tenía que exponer. Presentes, de todo: subsecretarios, coordinadores de unidades y directores de diversas oficinas de la Semarnat, además del Presidente del Instituto Nacional de Ecología, en grande pues.

Por el sector indígena asistieron: el Consejo Regional Otomí del Alto Lerma, El Programa de Manejo y Conservación de Recursos Forestales en México, Organización y Capacitación Social, Sociedad Cooperativa Masehual Xicahualis, Yum Balam, A.C., Uzachi

y el Compitch.*

Al cabo de su exposición, el Secretario Lichtinguer permaneció hasta que todos los invitados presentes (como 40) hubieran hablado en relación. Sin embargo, a pesar de las muy diversas y concretas preguntas/señalamientos que los presentes le hicieron, el titular del medio ambiente, dijo, en síntesis: "Poco a poco iremos dando respuesta a sus planteamientos; venimos a escucharlos para empezar a construir una posición que, como gobierno, no tenemos, a conocer las distintas posiciones que hay sobre el tema."

Minutos antes, el Compitch le había señalado/preguntado: "nosotros hablamos de pueblos indios no de comunidades indias como dice el texto base para Cancún de la Semarnat, y tampoco aceptamos que se convoque sólo a organizaciones representativas de sitios megadiversos: para el Compitch no hay indios ricos ni indios pobres, es a todos los pueblos indios a quienes corresponde la representación del sector." Sobre los temas, preguntamos si el tema de distribución de beneficios/conocimiento tradicional era la propuesta para pueblos indios o si este incluía o incluiría también el tema del acceso y la cultura, es decir, del aprovechamiento integral de los recursos, y si se iban a esperar al tiempo y ritmo de los pueblos y, si la palabra que de ahí resultara sería atendida y consensuada con las otras palabras que se vertieran. Esto último a propósito se le dijo- de que la víspera una delegación del Banco Mundial le espetó al Compitch en San Cristóbal de Las Casas que la propuesta de una consulta universal a los implicados (en el proyecto del Corredor Biológico Mesoamericano) era una propuesta demagógica y que las consultas de esa institución se realizaban a través del método aleatorio, así, al azar, a un grupo de comunidades.** Finalmente, el Compitch le preguntó al Secretario si los pueblos indios tendrían la posibilidad real y vinculativa de hacer consultas transfronterizas sobre el tema, considerando no sólo que la distribución demográfica de la nación maya y sus pueblos se encuentra en varios países y que el Convenio 169 de la O.I.T. impone a los Estados firmantes el deber de promover y salvaguardar los intercambios entre estos pueblos sino en base a principios de reciprocidad y equidad visto que el gobierno y las empresas sí se reúnen y acuerdan en común con otros gobiernos y empresas sobre este y otros temas.

Hubo un receso y la reunión siguió, aunque ya sin el Secretario ni la plana mayor de la Semarnat pues lo que seguía era abordar los puntos y temas hacia la conformación de una plataforma mínima para la realización de una consulta social a nivel nacional.

Dispuesta la segunda parte de la reunión, la gente volvió a hablar, con prudencia y consideración, incluso alertando sobre riesgos, y exponiendo, en fin, lo que convenía y esperaban de esa reunión/mesa para la satisfacción de los intereses de su sector y organización, hasta que tocó el turno al ingeniero José Luis Solleiro (por Agrobio, del sector empresarial) quien tildó de tonterías la eventual tentativa de introducir en la mesa temas como el de la tierra o el contenido del artículo 27 constitucional, cuestionando a los presentes a propósito de la demanda de una consulta incluyente, más amplia- sobre si la intención era "seguir metiendo más y más peces a la red hasta que reventara." Que le entrábamos al negocio ya y nos dejábamos de tonterías o los pobres iban a seguir pobres y nunca íbamos a trasponer el umbral de la maquila.

La moderadora de la mesa, licenciada Regina Barba, le pidió mesura y respeto hacia los demás. Siete turnos después, el Compitch le respondió al ingeniero Solleiro que la tierra, los derechos colectivos y la plena participación social sí eran temas de esa mesa, y que por ese artículo 27 y su olvido liberal habían muerto cientos de miles de mexicanos. Que aún más, que sobre la mesa debía ponerse en cuestión el modelo de desarrollo actual y de representación nacionales, al menos, sobre el tema, y que por ahí buscara la razón histórica de la pobreza y marginación de la población. A continuación, dijimos que no era cierto que el gobierno careciera de posición. Que sí la tenía y muy clara, que bastaba hacer un recorrido rápido de su texto base de 18 páginas donde el desarrollo y reflexión sobre TRIPs-OMC y el CDB, el comercio mundial, la competitividad y alto potencial productivo de los recursos genéticos y conocimientos tradicionales asociados, eran la constante y el Convenio 169 de la O.I.T. apenas una mención por sus iniciales; que lo que realmente esperaban de esa reunión no eran insumos para la conformación de su posición como había dicho el Secretario sino medir la correlación de fuerzas y el grado de interlocución con los invitados; que el Compitch estaba claro de todo esto y que por eso estaba trabajando duro, junto a otras organizaciones, en el fortalecimiento de la autonomía y la resistencia en relación a este y a otros temas, que los pueblos indios aún tenían la tierra y era ahí donde finalmente se definiría el futuro en este y en otros temas pero que, como quiera, vista el pasado de confrontación a que fuimos expuestos con motivo del proyecto ICBG Maya, esperábamos encontrar, ahora sí, un espacio donde la palabra de los implicados no tuviera que rasgarse o excluirse y lograra finalmente caminar tranquila en acuerdos mínimos con todos.

También dijimos que, vista nuestra experiencia, éramos pesimistas sobre el control efectivo de la biopiratería a partir sólo de una legislación; que como quiera los Estados Unidos de América, referente central de ese proceso, habían estado saqueando conocimientos y plantas con conocimiento de la autoridad y esta no había hecho nada; que ese país no ha firmado el CDB ni las empresas trasnacionales de ese o de otros países lo respetaban y sólo accederían a no realizar actos de biopiratería si se promulgaba una ley a modo de sus intereses, como en Costa Rica. Y sobre el argumento institucional de que no se puede invitar a todos y a todas las implicadas a la definición de los temas porque no alcanza el dinero, el Compitch señaló que los pueblos y organizaciones sociales bien podrían superar ese impasse financiero agendando el tema en sus propias reuniones y desde sus lugares, por ejemplo. Finalmente, el Compitch aclaró a la mesa en general y a los miembros presentes de su sector, visto que se estaban repartiendo ya a cada invitado las hojitas para la votación de los observadores a Cancún, que el Compitch participaría no sólo en esa selección sino en la propia mesa que nos reunía si se acordaban un mínimo de bases, al menos en su sector.

Entonces, los compañeros de las otras organizaciones indígenas propusieron que todos nos propusiéramos para ir de observadores a Cancún, es decir, que fuéramos las seis organizaciones presentes. Entonces vimos que esta era una manera clara de expresar ese mínimo de bases. Pero la Semarnat no quiso, así que entonces consensamos con las organizaciones del sector ese mínimo de bases, y quedó el acuerdo de la siguiente manera:

"Las organizaciones presentes por el sector indígena declaran que asistirán como observadores a la Primera Reunión Ministerial de Países Megadiversos Afines que tendrá lugar en Cancún del 16 al 18 de febrero bajo la siguiente premisa en tanto no representan a la totalidad de los Pueblos Indios:

UNICO.- La Representación y participación del sector indígena en la Mesa a la que nos convoca la Semarnat se basará, en todo tiempo y circunstancias, en los Acuerdos de San Andrés, la Declaración de Nurío, Michoacán suscrita el mes de marzo del año 2001 y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo."

Las organizaciones del sector indígena acordaron entonces que van: Mindahi C. Bastida Muñoz del Consejo Regional Otomí del Alto Lerma y doña Francisca Pérez Pérez del Compitch. Al regreso de doña Francisca estaremos informándoles lo sucedido en Cancún.

Por cierto, y a propósito del derecho a la salud, la Semarnat comunica que no se hará responsable ni del servicio médico ni de las medicinas que pudieran llegar a necesitar los observadores. Si eso dispone cuando nos invita, qué habremos de esperar cuando defina qué es la justicia y la equidad en los temas agendados. En fin. Como quiera, doña Francisca llevará consigo las plantas necesarias a su salud, y a la de los demás, como es de por sí nuestra costumbre.

Bueno. Es todo lo que queríamos decirles. Y que el Compitch, tal como aconteció con el proyecto ICBG Maya, honrará su palabra de no tomar acuerdos sobre el fondo de los temas que son de interés social, como son todos los enlistados en esta Mesa, en nombre o representación de los pueblos indios de Chiapas, mucho menos de los del país entero.

 

Por el CONSEJO DE ORGANIZACIONES DE MÉDICOS Y PARTERAS INDÍGENAS TRADICIONALES DE CHIAPAS

 

PRESIDENTE: Médico tradicional Feliciano López Aguilar

SECRETARIO: Hierbero, Antonio Pérez Méndez

TESORERA: Partera y Hierbera, Francisca Pérez Pérez

 

 

Municipio de Las Margaritas, Chiapas, a 13 de febrero del año 2002

 

 

* Para quien la necesite, tenemos la lista completa de los invitados que asistieron a la Reunión de información en México y la de los observadores designados a la de Cancún;

** Gustavo Ramírez, del Corredor Biológico Mesoamericano, se comprometió en esa reunión a enviarnos cuanto antes las bases de consulta-participación social de ese proyecto del Banco Mundial, y una vez que le demos los nombres de los funcionarios de esa institución multilateral que visitaron al Compitch en San Cristóbal, se comprometió también a enviarnos copia del reclamo que él le hará a los mismos por haber contravenido las bases de consulta ya existentes y que, como ya dijimos, nos remitirá.